Había voto escondido (para Alberto) y todas las encuestadoras le pifiaron en sus números (peores y menos peores)

Ningún encuestador anduvo ni cerca del resultado de anoche, poniendo un manto de sospecha sobre toda la categoría de “investigación de mercado”.