El algodón sufre los efectos de la pandemia, en tres provincias del Litoral

Hablan de excedente de cultivo y pérdidas millonarias en las economías regionales. Solicitan acciones por parte de los gobiernos provinciales y nacional.

Image description

Luego de arduas gestiones y propuestas de solución a la crisis que atraviesa el sector algodonero, y en mayor medida los productores y desmotadores, la Asociación Argentina de Productores Algodoneros (AAPA) y toda la cadena de este cultivo, solicitó al gobierno provincial que se arbitren medidas que puedan hacer solventable la actividad. Vale recordar que el gobernador del Chaco Jorge Capitanich mantuvo una teleconferencia con sus pares de Santiago del Estero y Santa Fe a fin de trabajar en medidas que permitan auxiliar al cultivo. Estas provincias producen el 95% del textil.


Desde la Asociación explicaron que las propuestas presentadas al Gobierno tienden a la generación de créditos con garantía de la fibra producida ya que se cuenta con buena producción pero que no se puede comercializar por no existir demanda debido a la parálisis del sector industrial y comercial. “Entendemos como sector la grave situación sanitaria y económica que vive todo el país y por eso no pedimos subsidios, sino acompañamiento crediticio para no perder la producción ya lograda”, menciona el documento.

Explican además que en múltiples videoconferencias con representantes de todos los eslabones de la cadena algodonera se pudo dimensionar la situación a la que calificaron como “gravísima” y que pone en riesgo una parte importante de la gran producción de esta campaña estimada en 287.000 toneladas de fibra, además de atentar directamente contra la intención de siembra del cultivo en la próxima campaña.

Detalla el documento que en esta campaña se sembraron 461.588 hectáreas que producirán la fibra necesaria para cubrir el consumo del mercado interno y la exportación las cuales, señalan, serán escasas debido a la pandemia.

Estas proyecciones permiten anticipar, que quedarían como stock final unas 150.000 toneladas de excedente, casi cinco veces el volumen normal de los últimos tres años. A esto se suma la situación internacional, los precios de esta fibra han caído un 30% en el último mes.

Explicaron también que el 50%, o más de la producción, se encuentra aun sin cosechar y muchos de los productores no cuentan con fondos para afrontar los costos de cosecha, flete y desmote, valores que normalmente se asumen luego de comercializar parte de la cosecha y al no existir demanda local ni internacional se va parando la actividad y corremos el riesgo de que ese algodón quede en el campo luego de una campaña de esfuerzo de los productores.

El documento señala además que el sector desmotador sufre esta crisis de la misma forma, ya que lo poco que se pudo procesar no pueden cobrar los servicios y algunos ya no están recibiendo producción, más grave aún es la situación en la que la única proveedora de alambres que se utilizan para los fardos de fibra se encuentra sin actividad y algunas desmotadoras ya están paradas por no poder prensar sus fardos y muchas otras lo harán en pocos días.

“Todo esto antes mencionado pone sobre la cornisa a una importante economía regional que moviliza fuertemente los pueblos del interior de nuestras provincias del Norte”, aseguraron.


Esta situación permite anticipar que alrededor de diez mil millones de pesos no entrarían al sector si no se da una respuesta urgente al pedido de toda la cadena. “Esta cifra tan importante faltará en toda la actividad comercial en pueblos desde Castelli a Santa Sylvina, desde Malbran a La Banda, desde Gato Colorado a Avellaneda, Cruz del Eje, Quines, Laguna Blanca, Clorinda, J. V. Gonzalez, etc. por nombrar la zona afectada por el cultivo.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: