Empresarios y analistas misioneros prevén un rebote asegurado pero sin garantía de crecimiento en la economía

La mayoría de los empresarios y economistas de Misiones coinciden en que 2021 será un año mejor que su antecesor, pero considerar eso como una muestra de optimismo resulta por lo menos aventurado, porque 2020 dejó la vara muy baja.

Image description

En sus artículos publicados en Visión Misionera 2021, el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán pronosticó mejoras en los principales indicadores económicos y el contador Delio CocoVarela anticipó que la actividad económica aumentará y con ella el empleo.

En la misma línea, el 67% de los más de 100 empresarios encuestados por esta publicación, consideraron que en el 2021 les irá mejor, lo que marca un incremento en 15 puntos porcentuales respecto a las mismas respuestas en la encuesta realizada a fines de 2019.

Esa confianza en una reactivación llevó al 76% de los encuestados a proyectar nuevas inversiones para el año próximo y 44% de ellos espera tomar nuevos empleados en 2021.


Las dudas en todo caso pasan por saber qué tan pronunciado sería ese crecimiento, cuándo empezaría y cuánto tiempo se sostendría en el tiempo. Todo indica que el rebote está garantizado, pero lo que no está asegurado es el crecimiento. “El problema es que fue tan profunda la destrucción de activos de las empresas que un rebote será insuficiente”, advierte Díaz Beltrán.

Tal vez uno de los elementos más alentadores que presenta el contexto actual es el cielo prácticamente libre de vencimientos de deuda por los próximos tres años que se garantizó el Gobierno nacional con la reestructuración de la deuda en manos de tenedores privados y las buenas perspectivas que se abrieron a partir de la negociación con el FMI. Para Safrán, la reestructuración “fue la noticia económica más importante del año, dado que libera recursos para volcarlos a la obra pública fundamentalmente y en el interior del país”.

Pero desde el sector privado reclaman a la Nación un plan económico y una agenda de trabajo orientada a las empresas. “Impulsar la producción necesita una agenda, planificar cómo se va a recuperar la tasa de inversión para las PyMEs, que son el motor de la inversión (sobre todo en tiempos de menor bonanza), y hoy tienen poco acceso al crédito y un sistema de costos que les impide expandirse y generar empleo”, indicó Díaz Beltrán.

Gerardo Grippo, presidente del Movimiento Industrial Misionero (MIM) apuntó a la necesidad de financiamiento. “Si queremos Potenciar la Actividades Económica-Industrial para exportar e impulsar la actividad Comercial, se hace necesario disponibilidad de financiamiento a tasas estimables para lo cual deberán sincronizarse varias medidas”, indicó.

Otro aspecto en el que analistas y empresarios coinciden es en la ventaja que representa para Misiones tener las finanzas ordenadas y un nivel de endeudamiento muy bajo y casi exclusivamente nominado en pesos.

Para el sector privado el desafío en 2021 será retomar el protagonismo en la generación de riqueza y de empleo, después de un año en el que el Estado debió asistir a personas y empresas para superar una coyuntura catastrófica. “Será el sector productivo quien cree empleo, ingresos y le permita al Gobierno reducir los gastos sociales, mientras, en simultáneo, se va naturalmente mejorando el mercado interno”, analiza Díaz Beltrán.

Las fronteras cerradas configuran un elemento determinante para bien o para mal a la hora de analizar el contexto para el sector privado.

Los comerciantes de la costa del Paraná y especialmente los posadeños rezan para que el puente continúe cerrado todo el tiempo posible porque la competencia con Paraguay, país que cobra muy pocos impuestos, es muy difícil.

En la costa del Uruguay las opiniones no son tan unánimes. Por un lado, la cotización del “real blue” genera entre los comerciantes la expectativa de que los brasileños se acerquen a comprar, pero a pesar de la cotización favorable, del lado brasileño hay productos que siguen siendo más baratos y la apertura de lojas francas también genera preocupación.


Y en Iguazú, el municipio más afectado económicamente por la pandemia, la opinión mayoritaria va en el sentido exactamente inverso al que va en Posadas. En la ciudad de las Cataratas ansían no solo que se abra el puente sino también que se normalice el transporte de larga distancia e internacional, por tierra y aire, para recuperar al turista nacional y al extranjero, motores de la economía de aquel municipio.

Empresarios y analistas dan por descontado un rebote de la economía, pero advierten que todavía es muy pronto para saber qué tan pronunciado será ese crecimiento, durante cuánto tiempo se sostendrá y si será generalizado o habrá actividades postergadas.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: